Introducción al Control de Plagas II


Publicado: 2018-10-24

Control de plagas II: Reconocimiento de hábitos

Una plaga se define como cualquier organismo cuya propia actividad biológica afecta directamente las actividades humanas, concretamente las de tipo agrícola. Las plagas pueden presentarse por diferentes razones y de diferentes formas, algunas se presentan directamente sobre la planta, atacando hojas, frutos y tallos; mientras que otras atacan raíces o son portadoras de enfermedades que merman la productividad de los mismos.

Todas las plagas ejercen una presión negativa sobre nuestro cultivo, es decir que generan estrés y causan desbalances nutrimentales en ellos al tratar de defenderse del ataque, y a su vez, las plagas se adaptan a los sistemas inmunes de nuestras plantas para poder eludir sus mecanismos de defensa y poder alimentarse de las mismas sin interrupción, dependiendo del comportamiento (hábito) que demuestren los insectos que se presenten se pueden clasificar como:

Invernadero ventila cenital

El gorgojo de grano almacenado, una plaga de importancia en tanto a producciónmutualismo

  1. Masticadores
  2. Minadores
  3. Chupadores
  4. Barrenadores
  5. Descortezadores
  6. Esqueletizadores
  7. Tejedores
  8. Agalleros
  9. Cortadores
  10. Anilladores

En el área agrícola, las plagas de consideración son los masticadores, chupadores, esqueletizadores, tejedores y cortadores. Los barrenadores, descortezadores, agalleros y anilladores son más relevantes en el ámbito forestal, pero igualmente pueden ser controlados conociendo la vía de administración del tratamiento que debe utilizarse.

Es importante poder reconocer el daño que estos organismos ocasionan para poder conocer nuestra plaga y en función de eso determinar el tipo de tratamiento a emplear para poder librarnos de ella a la brevedad.

Masticadores: Su daño es fácilmente reconocible pues las hojas presentan porciones faltantes en sus márgenes o en la parte central, dependiendo del lugar donde se encuentren se puede deducir el perfil del atacante, el daño ocasionado repercute en nuestro cultivo porque se reduce el área fotosintética de la planta.

Insecto Masticador

Las orugas son las mas comúnes pero no las únicas plagas que pueden atacar nuestro cultivo comiendo las hojas.

Minadores: Forman una serie de galerías a lo largo y ancho de la hoja, dejando únicamente la cutícula o “piel” de la hoja, la presencia de orden o la falta del mismo en la “excavación” de las galerías nos ayuda a conocer el atacante; al igual que en el ejemplo anterior, el daño ocasionado por estas plagas reduce la capacidad fotosintética de la planta.

Insecto Minador

Detalle de las galerias de un minador, nótese el desorden en la excavación de las mismas.

Chupadores: Actúan succionando la savia de la planta que es el equivalente a la sangre de los animales, al perder nutrientes de esta forma, la planta comienza a tener carencias y su desarrollo se ve dramáticamente mermado, atacan directamente a las plantas al colocarse sobre tallos, debajo de las hojas, en brotes nuevos o botones de flor, por lo que son plenamente visibles a pesar de que algunos tengan colores que les permita camuflarse con su huésped.

Insecto Chupador

Los insectos pueden alimentarse directamente a través del tallo u hojas, bebiendo los nutrientes que posee la planta internamente.

Barrenadores: Pueden presentarse en brotes, frutos y troncos, consumen el material vegetal más joven pero a su paso dejan inservible el mismo, como consecuencia la planta consume más recursos y se somete a un estrés constante al intentar lidiar con la plaga, esta respuesta merma la productividad del árbol en cuestión de frutos y afecta la calidad de la madera en especímenes forestales. Su daño es visible a través de la producción excesiva de resina de parte del árbol, una sobreproducción de brotes o por perforaciones en tronco, fruto o ramas.

Insecto  Barrenador

El daño causado por los insectos barrenadores es extenso y potencialmente mortal para el árbol afectado.

Descortezadores: Similares a los minadores, actúan perforando la corteza para ingresar debajo de la misma, donde consumen el material más rico en lignina, el orden o la falta del mismo presente en las galerías formadas por el insecto ayudan a identificarlo. El daño es visible por las perforaciones presentes en la corteza, pero en mayor medida cuando la corteza cae y se descubren las galerías. (Ref. Insectos descortezadores).

Insecto  Descortezador

Perder la corteza a causa del ataque de un insecto, supone un tremendo riesgo para el mismo, debido a la esposición al intemperie que sufre.

Esqueletizadores: Se trata de insectos que comen las hojas pero mientras los masticadores únicamente comen determinadas porciones o áreas de la hoja indiscriminadamente, estos comen exclusivamente las porciones “verdes” de la hoja, dejando totalmente descubierta la venación de la misma es decir el “esqueleto”, este daño es muy severo pues esa hoja es completamente desprovista de capacidad fotosintética por lo que no aporta nutrientes nuevos a la planta.

Insecto  Esqueletizador

El daño causado por un esqueletizador, dependiendo de las áreas afectadas, si se trata de hojas jóvenes y de las partes consumidas, sirven como guía para conocer incluso la especie atacante.

Tejedores/Plegadores: El daño ocasionado por estos insectos es relativamente menor, se trata de insectos o arácnidos que forman capullos o guaridas en las hojas, para ello “tejen” una o varias hojas con hilos de seda muy resistentes para alojarse al interior, la capacidad fotosintética de las hojas utilizadas es anulada pues ya no reciben luz solar.

Insecto Plegador

Aunque es parte del ciclo natural de vida de un insecto, el plegamiento supone una desventaja si se presentan multiples casos de enrollamiento en una sola planta.

Agalleros: Estos insectos inyectan diferentes compuestos que inducen una reacción de crecimiento excesivo y acelerado en un punto específico del árbol lo que genera una agalla, dependiendo del tipo de insecto la agalla puede destinarse a la cría de larvas, a la vivienda, a la alimentación, entre otros, esta actividad no es necesariamente negativa, ya que en algunos casos esta agalla puede ser el primer paso de una asociación simbiótica para el árbol huésped, como la relación establecida entre un árbol de acacia (Acacia sp.) y hormigas (Crematogaster sp.)

Agallas

Las agallas no son sino crecimientos excesivos del propio arbol, propiciados por la picadura de un insecto.

Cortadores/Defoliadores: Como su nombre lo indica, estos insectos cortan porciones u hojas completas bien sea para utilizarlas como materia prima para cultivar sus alimentos (en el caso de hormigas) o como material de construcción de sus nidos. Al perder estas porciones u hojas completas, las plantas o árboles afectados reducen o pierden su capacidad fotosintética a causa de la actividad de estos organismos.

Insecto Cortador

diversos insectos pueden cortar las hojas de las plantas no necesariamente para alimentarse directamente de ellas, sino para múltiples propósitos.

Anilladores: Se trata de insectos que comen la corteza del árbol, formando un anillo alrededor del tronco o rama, en este proceso los canales principales de flujo de nutrientes son destruidos y la parte afectada muere, el insecto coloca sus huevos en la parte inferior del anillo, por lo que así al caer el tronco o rama, las larvas tendrán alimento suficiente para desarrollarse.

Insecto  Anillador

El daño causado por insectos anilladores es considerable, ya que resulta en la muerte del árbol a una edad muy temprana.

Ahora puedes reconocer el tipo de plaga que afecta tu cultivo a partir del daño que ocasiona, en nuestra última entrega de la serie hablamos del método de control que sería más recomendable emplear para obtener el mejor resultado en tu cultivo, puedes visitar Control de Plagas III para conocer más al respecto.


Registrate a nuestro boletín:  

® GRUPO XAXENI S. DE R.L. DE C.V.