La captura navideña de carbono


Publicado: 2018-01-03

¿Qué impacto tiene la Navidad en el ambiente? Seguramente algunas personas se han preguntado en esta temporada si es mejor un árbol de navidad artificial o uno natural. Algunos aspectos que quizás han puesto en la balanza de la decisión pudieron ser que el plástico del primero tarda mucho en degradarse, por otra parte, se promueve la tala de árboles si se escoge uno natural.

Las preocupaciones en torno a la tala van, generalmente, encaminadas a la pérdida de biomasa o individuos de una especie en los bosques. Esta preocupación es válida cuando no hay programas de manejo de recursos naturales, forestales en este caso. Sin embargo, existen datos acerca de la ventaja que tienen bosques perturbados sobre los conservados: tienen un alto potencial en el almacén y secuestro de carbono.

Árbol de Navidad

Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo evaluaron varios estados conservación (perturbado, medianamente perturbado y conservado) para determinar cuál de ellos es el mejor en cuanto a almacén y captura de carbono en un bosque de Abies religiosa1 –esta especie es el típico ‘árbol de Navidad’ como su nombre lo sugiere; aunque existen otras especies usadas para el mismo fin como Pinus ayacahuite o Pseudoptsuga menziesii–, los resultados fueron contundentes: los bosques perturbados contribuyen más que los conservados al secuestro de carbono.

¿Cuál es la razón de que los bosques perturbados capturan más carbono que los conservados? Primero que nada, se debe aclarar que perturbado no necesariamente equivale a decir que está deforestado sino que su estabilidad demográfica se ha afectado; en otras palabas, debido a la tala (o muerte) de árboles maduros han quedado espacios que ocupan otros individuos más jóvenes de la misma (u otra) especie.

Por lo tanto, si hay mayor número de árboles jóvenes, mayor será el carbono (asimilado por fotosíntesis) necesario para que todos lleguen a la madurez. En el caso de bosques conservados, la mayoría de los individuos son árboles que han llegado a su talla máxima y la tasa fotosintética se ha estabilizado.

La conservación del capital natural requiere de planes de manejo, con las particularidades necesarias para cada recurso natural, sustentados en el conocimiento científico que permitan su uso sustentable.

captura de carbono, también se disminuye el saqueo clandestino en bosques –que afecta en el reclutamiento de plantas para mantener las poblaciones de los árboles que conforman los bosques–, así lo refieren José Álvarez y sus colaboradores de la Universidad Autónoma de Chapingo, quienes también destacan la posibilidad de hacer composta con los arboles al término de la temporada decembrina2.

La ventaja de quienes tienen un árbol navideño de plástico es que, evidentemente, tiene una vida de uso más prolongada, con ello evitan adquirir otro árbol en los próximos años. Quienes han optado por un árbol natural deben asegurarse de que éste sea dirigido a un sitio de confinamiento para que pueda someterse a un proceso de compostaje.

El uso sustentable de los árboles de Navidad puede: ayudar a recuperar zonas deforestadas en la que ya es inviable la ganadería y la agricultura, generar empleos y promover la economía local, capturar carbono y regenerar suelos; es decir, puede proveer de servicios ecosistémicos.

1.- Razo-Zárate, R., Gordillo-Martínez, A. J., Rodríguez-Laguna, R., Maycotte-Morales, C. C. y Acevedo-Sandoval, A. (2013). Escenarios de carbono para el bosque de oyamel del Parque Nacional El Chico, Hidalgo, México. Revista Latinoamericana de Recursos Naturales. 9(1):17-21

2.- Álvarez, J. G., Colinas, M. T., Sahagún, J., Peña, A., y Rodríguez, J. L. (2009). Tratamientos poscosecha en árboles de Navidad de Pinus ayacahuite Ehren y Pseudotsuga menziensii (Mirb.) Franco. Revista de Ciencia Forestal en México 34(106): 171-189.


Registrate a nuestro boletín:  

® GRUPO XAXENI S. DE R.L. DE C.V.